sábado, 26 de enero de 2008

Tradiciones que hemos perdido

Echando un vistazo a los libros de fiestas de hace años, son bastantes las tradiciones que, poco a poco, hemos dejado ir perdiendo y que eran seña de nuestra identidad.

Puede que muchos de quienes estéis leyendo estas líneas, ni siquiera hayáis conocido o tengáis conciencia de los actos que antes se hacían. Para otros, en cambio, seguro que puede que os vengan a la mente muchos recuerdos e historias vividas durante aquellas fiestas.

Recuerdo, por ejemplo, aquellos concursos que por las tardes nos hacían reunirnos a todos para disfrutar del atrevimiento de aquellos que se lanzaban a intentar coger alguna de las tiras que colgaban de la cucaña, y que sin éxito, acababan dándose un chapuzón en el río; o aquellos, que atados de pies corrían por la plaza de toros, en busca de un “gorrino” asustado que no se dejaba coger. ¡¡¡La plaza de toros…!!! Cuántas tardes de risas mientras las vaquillas daban un revolcón a los valientes que salían a intentar torearlas, mientras el resto, bailaba y animaba al son de la charanga. Charanga, que acompañada de la gran Peña Los Unos, amenizaba las despertás que ponían en pie, bien temprano, a la gente, haciéndoles recordar que estábamos en fiestas. Porque, además, no sólo el ruido de la música y los petardos anunciaban a la contornada que Casas Altas estaba de celebraciones, sino que el pueblo se engalanaba con el concurso de adorno de calles y con los banderines del carril y el letrero luminoso.
Y como no nombrar, aquel concurso de Tiro al Plato, en el que los participantes cargaban sus escopetas para disparar al eco de la voz que decía eso de ¡plaaato!, bajo la atenta mirada de quienes subían a animar.

Como veis, son muchas las cosas que hemos ido perdiendo con el paso del tiempo, fruto de los cambios que nosotros mismos vamos experimentando y que irremediablemente es así.

Por ello, desde aquí queremos animaros a que participéis de todas las actividades que os propongamos y no dejemos decaer la fiesta.
Por nuestra parte, intentaremos ofreceros el máximo que podamos y desde aquí os decimos que si prometemos un jamón, os damos palabrita de la Comi, de que tendréis jamón (NO desistáis RAYAOS).